Año de gracia

Anio_graciaAño de gracia. Nos confirma su oficio de poeta al sobrevivir al filtro de su primera juventud. Este, su segundo poemario, es un libro de transición, escrito a los 25 años sigue en la búsqueda de su propia voz.

En Año de gracia leeremos su poema de largo aliento más hondo, íntimo y descarnado, en Naturaleza muerta desnuda el dolor de la pérdida.

Es su único poema escrito para no leerse en voz alta. En sus treinta y tres estrofas el poeta lucha contra la muerte aún antes de que nazca la vida.

Te operaron ayer, / te dijeron que todo saldría bien.  / Te quitaron la matriz / y el cáncer que contigo iba a morir. / Ahora ya no hay más que dos cosas: / vivir, vivir.

  “La poesía de Naró se distingue por simbología espiritual. Neorromántico y modernista, el poeta alcanza cierto tono gótico que se imprime en la pureza de su voz. En Naturaleza muerta, su lenguaje es distinto, advierte fuerza y tensión excepcionales.”

Jorge Ariel Madrazo.

 


 

CUANDO YA NO ME QUIERAS

No solo hay que mentir
con las palabras,
sino también con los gestos,
con el cuerpo, con la mirada.

No solo hay que mentir
con las palabras,
sino también con los actos,
con los hechos, con calma.

No solo hay que mentir
con las palabras,
sino también en la casa,
en la calle, en la cama.

Cuando ya no me quieras,
miénteme hoy, miénteme mañana.


TODO MI AMOR

Quisiera verte muerta,
Ya sin sangre en las venas
ni brillo en los ojos
de cara eterna.
Como dormida,
más hermosa que ninguna,
tendida entre cuatro cirios,
desnuda de pies a cabeza,
redondez de luna,
mostrándome tu carne gruesa.

Quisiera verte muerta,
acariciarte toda con mi lengua,
tender mi cuerpo sobre el tuyo,
hacerte el amor por tiempos.
Sentirme tuyo, hacernos uno,
como la prisa y el trueno,
como el viento y el humo.
Cogerte entre mis brazos
otra vez mía, solo mía,
con el alma hecha retazos.

Quisiera verte muerta.
Yo vivía para cuidarte,
adivinaba tu pensamiento,
vivía solo para amarte.
Dios, me falta valor
para dejarla partir,
me falta la vida,
razón para vivir.
Prefiero muerta tenerle,
que ajena sin quererme.


EN TUS MANOS

No te baste con dejarme,
ten misericordia de mi,
y no me dejes solo recordándote.
Más allá del rencor está el olvido,
y tu indiferencia me mata,
pero no es la muerte que pido.
Tu silencio me parece de cielo,
y mi soledad son tus recuerdos.
Acaba conmigo,
sabes como es mi amor de obsesivo,
más tardarías en dejarme,
que yo en volver contigo.
Sabes que debes matarme,
o moriré por mi mano y tu cariño.
Si no conozco el adiós, nada se del olvido.
Amor, si vas a marcharte,
no te baste con dejarme.
Arráncame el corazón,
amor, es lo último que te pido,
que tengas misericordia de mi,
y no me dejes solo ni un instante vivo.


JUSTO EQUILIBRIO

Somos tan parecidos
como el cielo y la mar.
Somos tan diferentes
como el cielo y la mar.

Porque a veces
me confundo contigo
y a veces,
te desconozco como a mi mismo.

Porque a veces
me siento tan tuyo
y a veces,
tan ajeno a tu mundo.

Porque a veces
por ti moriría
y a veces
para vivir te mataría.

Te amo
porque eres igual a mi.
Te odio,
porque te necesito para vivir.

Share