El antiguo olvido

olvidoEl antiguo olvido son poemas de amor escritos a la mujer, a los amantes que encuentran refugio uno en el otro.

Inicia con una serie de poemas reflexivos: Todos tenemos un sueño. / El de la lágrima es llorar, / el del árbol es crecer, donar sombra. / No dejamos de soñar, / aunque a veces el sueño nos gana. Sin omitir su lírica erótica que tanto lo ha caracterizado: Me suda tu recuerdo /  al buscarte en mis páramos /  y de nuevo tu olor, mujer,  / levanta mi deseo /  como una torre de veinte siglos.

También, El antiguo olvido habla de esa otra vivencia que inevitable nos acompaña.

“Sólo en sueños es como he podido volver a amarla, le he dicho que sigue conmigo, infinita, hecha de oscuridad, de rimas en el crepúsculo.

No estoy de acuerdo con el poeta que dijo: ‘Nunca se está tan solo como en el sueño’.

Ese antiguo olvido en el que se convierte nuestro pasado, no está lejos, ni quieto. No muere. Es la mitad de nuestro día, la noche”.

“Con voz propia, Rodolfo Naró nos presenta un conjunto de textos de genuino cuño lírico y nos muestra la búsqueda de un poeta en que la experiencia se transfigura en imágenes memorables, en poesía.”

Máximo Simpson.

 


 

MUERTO NO SÓLO ES QUIEN NO RESPIRA
o al que sepultan bajo tierra
a quien olvidan.
Morir es más que un último deseo.
No esa luz al final que apenas vemos
ni el corazón inmóvil
ni es la herida la que mata,
es el silencio.
Criminal no sólo es quien asesina
culpable también el que abandona.
Muere la palabra en los labios,
matamos a quien queremos
y hasta nosotros
somos muertos que sin saber vivimos


ELLAS SIEMPRE CAEN DE PIE.
Las mujeres se abren como puertas,
se mojan como agua,
florecen más que la tierra.
Son el pan de cada día,
son también el hambre.
Inventaron la noche
porque nada es suficiente,
inventaron el amor
para llamarlas por su nombre.
Mujer, a veces creo que ni el tiempo
puede darte alcance,
te inventas a diario,
te alargas delante como la sombra,
adentro, como el caracol te formas.
Me busco en ti cuando me pierdo
soy otro cuando me tienes.
Todo gira a tu alrededor
y tu sigues sin moverte.
Si quieres volar, tienes alas,
si quieres cantar,
un árbol se mueve en tu pecho.
Siempre estás esperando,
a veces no sabes qué,
pero siempre sabes cuándo.
Infinito reloj de arena,
puntual a ti llegas.
Naces de ti misma. Eterna.


TUS LABIOS PESADOS COMO MUSLOS
y tus muslos húmedos como labios,
se abren para dejarme
crecer en tu interior,
y apoyarme en ti
sin lastimar tu sombra
(como la noche
se posa sobre tus párpados).
Sentir la tensión sudorosa
de tus músculos
el pulso continuo
de mi otro yo erecto
                                     buscarincones,
hasta quedarte cerca, justo
sin que sientas que soy otro.


NÓMBRAME.
Tú, que le dijiste al mundo: gira.
Que le dices al sol cada mañana: álzate.
Purificas el agua si la tocas
y el viento por entre tus piernas se pasea
para sentir que anda con tus pasos.
Nómbrame.
Con tu voz que aparta cristales.
Uno no es nadie si no se le nombra.
Qué hubiera sido del niño
si no supiera decir: frío, hambre.
Qué sería de la voluntad
si no se le llamara fuerza.
Hasta la cosa más pequeña
necesita escucharse.
Gota de tu pensamiento
mi nombre en tus labios.
Dime: ven amor, te aguardo.


NI TUS PALABRAS EN SILENCIO
cuando me mirabas.
Ni la risa que un día te escuché cantar.
Ni el vacío de tu cuerpo.
Ni el olor de tus cabellos
o el refugio de tu almohada.
Ni los tibios instantes que te dejaban exhausta.
Ni estos versos que nutren tu ausencia.
Ni tu pensamiento oscuro.
Ni tu nombre
o tus planes a futuro.
Nada fue mío. Nada.

Share